Arturo Herrero

Weeknotes

6

Discutir para entender.

  • Ha venido de visita la familia de Irene, así que todos finalmente conocen a la pequeña. Yo he tenido un par de días muy productivos cuando se han ido todos de excursión. Eso sí, la idea de disponer de algunas horas para Irene y para mí parece que no va a ser posible. Tenemos un bebé muy absorbente.

  • Esta semana participé en el club de lectura de Cardinal. Estuvimos comentando Feria, de Ana Iris Simón. El libro no me ha gustado, pero durante una discusión siempre salen ideas interesantes.

    Algunos dicen que escribir es poner en orden las ideas: se escribe para entender. Sin embargo, discutir es otra forma de ordenar las ideas, aunque la presentación pueda ser mucho más pobre al improvisar según se habla. Son innumerables las veces que hablando con Irene he llegado a concretar una idea a partir de una vaga chispa inicial.

    Dejo aquí 3 ideas que compartí –o improvisé– durante la conversación en el club de lectura:

    • Vivir en el futuro siempre es mejor. Idea parecida al “velo de la ignorancia”, de John Rawls. Si tenemos que elegir en qué época vivir, el futuro siempre es la mejor opción. Aunque han existido períodos muy oscuros a lo largo de la historia, el futuro depara mejoras tecnológicas y sociales que hacen la vida mejor.
    • ¿Qué cosas puedo traer del pasado para mi hija? Se puede caer en cierta nostalgia sobre el pasado, pero yo no quiero volver a mi infancia –a pesar de ser la patria–. Quiero disfrutar del presente, brindando las opciones que a mí me hicieron feliz. Ejemplos: vivir en una ciudad con una buena biblioteca, pero ir al pueblo de mi madre durante los fines de semana; jugar con la videoconsola, pero también jugar a las chapas; montar un avión con piezas de LEGO, pero también hacer aviones de papel; comprar un mueble en IKEA o también diseñar, encargar maderas y montar nuestro propio mueble.
    • Hay escritores que te pueden hacer daño. Daño, en tanto que los siguientes libros que lees no los puedes acabar, ya que los anteriores eran excepcionales y ahora todo parece mediocre. A mí me ha pasado con Fiódor Dostoyevski y Josep Pla. ¡Ojalá más escritores hicieran daño!
  • Manuel Chaves Nogales logra lo imposible: que me interese la vida de un torero del que nunca he oído hablar. Juan Belmonte, matador de toros es un libro maravilloso. Es increíble la capacidad para narrar la crudeza de la vida mientras lloras de la risa con las pericias del torero.

    La calle es una buena síntesis del mundo. Lo que intuitivamente aprende el niño que se ha criado en su ámbito tumultuoso tardarán mucho tiempo en aprenderlo los niños que esperan a ser mayores en la desolación de los arrabales recientes o en el fondo de los viejos parques solitarios. Los niños que nacen en estas calles se equivocan poco, adquieren pronto un concepto bastante exacto del mundo, valoran bien las cosas, son cautos y audaces. No fracasarán.

    Es el segundo libro que leo del autor después de El maestro Juan Martínez que estaba allí. Aquí, el bailarín flamenco Juan Martínez y su compañera, Sole, fueron sorprendidos en Rusia en 1917: estalla la revolución, guerra civil, terror rojo, y hambruna. El libro está escrito con tal desparpajo que logra –de nuevo– arrancarte risas entra una tragedia y otra. Toda una lección de ingenio y picaresca para sortear la muerte. Impresionante.

  • Una semana más y comenzamos las vacaciones. Jauja.

5

Idear y elegir.

  • Esta semana Reino Unido ha alcanzado la mayor temperatura de su historia. Sí, hubo un par de días con bastante calor (~39ºC), pero nada a lo que no esté acostumbrado un madrileño.

  • Hay ciertas comodidades que facilitan mucho la vida, como tener un gimnasio en el edificio. Quizás Dan Ariely o algún psicólogo condutual puedan dar algunos consejos para hacer más ejercicio, pero llegar al gimnasio en 30 segundos es uno que deberían añadir a la lista.

  • Me aburro viendo The Beatles: Get Back. Es un documental que se hace muy pesado porque siguen de forma pormenorizada el día a día durante la realización del álbum Let It Be, pero hay demasiadas horas de metraje.

    El anterior documental de Peter Jackson, They Shall Not Grow Old, me fascinó. Es un documental que rinde homenaje a los soldados que participaron en la I Guerra Mundial. Todo el documental está narrado con la voz en off de distintos veteranos de guerra sobre imágenes remasterizadas y coloreadas. Este sí que es impresionante.

    Es curioso comparar cómo se producía música hace 50 años y en la actualidad. Me da la sensación de que antes los artistas eran prácticamente los únicos responsables de la producción musical, mientras que ahora los artistas son co-partícipes junto con los ingenieros/productores de sonido.

    La fórmula, eso sí, parece siempre la misma: alguien tiene una idea, una letra, una melodía, y se comienza a iterar. Hay una cita que resume magistralmente el espíritu de la creación:

    Para inventar se precisan dos personas: una idea combinaciones y la otra elige.
    – Paul Valéry

  • El sábado –sorprendentemente– eran las 9 de la noche, habíamos cenado y Olivia estaba acostada. Decidí poner The Gray Man. Instintivamente voy a películas fáciles, que pueda interrumpir en cualquier momento. La película es entretenida —la acción como relato, pero ya voy teniendo ganas de volver a alguna película clásica.

  • Otro podcast con el que me pongo al día: Kapital podcast, del amigo Joan Tubau.

4

Baby's Cut.

  • La semana pasada comenté que Josep Pla me recordaba a Michel de Montaigne, así que he vuelto a leer sobre él. Uno llega con la idea de pasar Un verano con Montaigne y se merienda el libro en tres días.

    «Que un hombre como Montaigne haya escrito ha hecho que realmente la alegría de vivir en este mundo se haya visto aumentada», reconocerá Nietzsche.

    Descubrí a Montaigne hace años gracias a una deliciosa biografía de Stefan Zweig. Desde entonces, cada dos años trato de tocar algo suyo. Al margen de este último libro de Antoine Compagnon, recomiendo introducirse a Montaigne de menos a más:

  • Esta semana he vuelto al trabajo. Ha sido una semana laboral de cuatro días, pero tiempo suficiente para comprobar que se puede sobrevivir con cierta flexibilidad. Vuelvo con cambios en el equipo y bastante trabajo.

    Ya llevo más de un año como manager en GitLab, y sé qué esperar en cada momento del año. Poco a poco he ido automatizando una parte importante del trabajo, aunque siempre hay cosas por hacer. Design is never done. Mi idea es tener cada vez más tiempo para pensar y evitar al máximo la necesidad de ser reactivo ante eventualidades. También tengo cada vez más claro que unas pocas horas de trabajo intenso son suficientes para marcar la diferencia.

    La cantidad de información que genera una empresa durante 10 semanas es ingente, así como la cantidad de información despreciable. Signal vs Noise.

  • Hemos visto la cuarta temporada de Stranger Things, joya de la corona de Netflix, con el permiso de The Crown. Stranger Things es una buena serie, con una magnífica primera temporada. Sin embargo, no es un producto que me llame especialmente la atención. Después de cada temporada, guardo peor recuerdo de lo que realmente fue. Al final me animé con esta última temporada gracias a la crítica de Sensacine.

    Lo que empezó siendo una serie de misterios sobrenaturales se ha convertido en una serie de terror puro. Esta última temporada narra cuatro historias en paralelo con capítulos de más de una hora, lo cual nos ha llevado a realizar lo que yo llamo el baby’s cut. En realidad, después de cada secuencia da un poco igual si continúas viendo el capítulo o no. Así que hemos “montado” la serie según podíamos y queríamos. Nos cargamos un poco la cohesión del productor pero ganamos en descanso y sueño.

  • Me ha gustado la última película de Paul Thomas Anderson, Licorice Pizza. Menos interesante que Pozos de ambición o El hilo invisible, pero notable.

    Hay una escena donde el protagonista aconseja responder con un sí a cualquier habilidad durante un casting, alegando que ya habrá tiempo para aprenderla más adelante.
    —¿Sabes montar a caballo?
    —Sí.
    —¿Hablas portugués?
    —Sí.

    —¿Pastry chef? —dice Irene. —Sí, —contesto yo. Esto es una pequeña broma en casa. David Muñoz, el cocinero, contaba la anécdota de cómo le echó morro para lograr su primer trabajo en Londres en un restaurante con estrella Michelin. Al hacer la entrevista le dijeron que el puesto era de pastry chef, y si tenía experiencia. Él dijo que sí, que faltaría más, cuando nunca antes había hecho un postre.

    De ahí surgió mi broma a modo de consejo cuando Irene se presentaba a entrevistas de trabajo. Las empresas quieren a gente que solucione problemas, y el mejor proxy para contratar es la experiencia pasada. La pregunta que yo siempre me hago es: ¿soy capaz de realizar ese trabajo aunque mi experiencia no siempre pueda reflejar mi habilidad?

  • Otra película que vi –o más bien puse de fondo– es Spider-Man: No Way Home. Después de cruzarme con un análisis sobre cómo se hizo una secuencia de efectos especiales, me apetecía ver el resultado final. Es increíble la artesanía detrás de los efectos visuales en las películas de acción modernas. Uno ya no sabe que es real y que está generado por ordenador.

    Mención aparte la cantidad de enredos y multiversos del universo cinematográfico de Marvel. Aquí la gracia ha estado en juntar a los tres actores que han representado a Spider-Man recientemente.

3

Bureau•cracia.

  • Esta es mi última semana de baja por paternidad. He disfrutado de 10 semanas, así que va a ser interesante volver al trabajo después de tanto tiempo. Todavía me quedan 6 semanas más de baja que he decidido reservar para más adelante.

  • Hay determinados momentos a lo largo del año en los que gestionar las inversiones es una gran sobrecarga de trabajo. Demasiados productos y divisas: Employee Stock Purchase Plan • Restricted Stock Units • Stock Options • Fondos de inversión • Fondos de pensiones • Cuentas de ahorro • Euro € • Dollar $ • Pound £ • Bitcoin ₿.

    Mi estrategia de inversión es simple: consiste principalmente en hacer aportaciones mensuales a algún fondo de inversión. Comprar cada mes y no vender nunca. Diversificar. Nada de rebalanceos o market timing. Visión a largo plazo.

    Sembrando para recoger en el futuro.

  • Hablando de sobrecarga de trabajo, lo que lleva a un nuevo nivel el consumo de tiempo y energía es hacer trámites burocráticos. Es curioso cuando tienes que realizar el mismo trámite para Reino Unido y España: registrar un matrimonio, registrar un nacimiento, solicitar un pasaporte, etc.

    Por un lado tenemos a GOV.UK, una de las mejores webs gubernamentales del mundo, con un sistema de diseño exquisito, buena arquitectura de la información y procesos simples. Por el otro, tenemos GOB.ES, donde –y no exagero– los mismos trámites exigen 5 veces más tiempo, dinero, papeleo y frustración.

  • Estamos preparando las vacaciones de verano. Destino: Santa Pola y Barcelona para visitar a la familia. Viajar con un bebé requiere un extra de planificación.

  • Entre biberón y biberón me he puesto al día con el podcast Hotel Jorge Juan. Me gusta mucho el tono y cómo lleva las entrevistas Javier Aznar, además de llevar a invitados notables. Muy recomendable.

  • Menos suerte he tenido con la literatura. Cuatro libros empezados y cuatro libros abandonados. Sin complejos, hay demasiados buenos libros esperando a ser leídos como para continuar con los que no estoy disfrutando. La lista:

2

Comer, jugar, llorar, dormir.

  • Estoy pensando cuál es nuestra nueva rutina después del nacimiento de Olivia. Cada día es similar al anterior pero cada semana es diferente. Es muy difícil precisar algo concreto, pero Olivia tiene básicamente dos modos:
    • Modo día desde ~05:30: comer, jugar, llorar, dormir. Hay días que no descansas ni un segundo, y otros días que parece que no tienes un bebé.
    • Modo noche desde ~22:30: comer, cambio de pañal y volver a dormir al instante.
  • Cada día tratamos de bajar al parque a dar un paseo, y un día a la semana hacemos un pícnic. Intentamos aprovechar el verano inglés.

  • Estoy leyendo El cuaderno gris de Josep Pla. Me está parenciendo espectacular su estilo: «poner detrás de cada sustantivo el adjetivo más preciso». Al ser unos diarios, cada página es diferente. Lo mismo describe un paisaje, como filosofa sobre la condición humana. Me recuerda mucho a Michel de Montaigne.

    El drama literario es siempre el mismo: es mucho más difícil describir que opinar. Infinitamente más. En vista de lo cual todo el mundo opina.

    Ser rico e independiente es, en todo caso, muy difícil. Para llegar a tener alguna cosa en este mundo se tiene que haber pasado por muchas, largas, desagradables dependencias. Pero, en fin, es concebible. Lo que es literalmente inconcebible es ser pobre e independiente.

    A mi entender, la forma más concreta y agradable de la independencia es poder vivir sin necesidad de escuchar a nadie.

  • La dos últimas veces que fuimos a la reading room de la Wellcome Collection quedé fascinado por el mismo libro: Cartographies of Time: A History of the Timeline de Daniel Rosenberg & Anthony Grafton. Es un libro precioso sobre la historia de la representación gráfica del tiempo. Me llamó la atención la descripción de “astronomical computer” y tirando del hilo he llegado a las volvelles.

  • Sigo insistiendo con el cine de Rodrigo Cortés, y sigo decepcionándome. Su última película El amor en su lugar no está mal, pero no me ha entusiasmado. Me encanta escuchar a Rodrigo Cortés hablando de cine, pero no tanto sus películas. Es el mismo drama que tengo con José Luis Garci.

  • GitHub abandona el desarrollo de Atom. Así que he aprovechado para desinstalarlo y ahora escribo desde Visual Studio Code. En realidad, mi editor es MacVim desde 2013, pero eso da igual, siempre veo detalles de unos y otros que me gustan más.

  • :wq
    

1

Awakening.

  • ¡Comienzo a escribir mis weeknotes! Me gusta leer de vez en cuando las notas de Tom Stuart y Paul Mucur. De hecho, me gusta tanto el formato que llegué a instigar -sin mucho éxito- a Irene, mi mujer, para que escribiera sus propias notas.

  • Ahora somos padres. Estamos teniendo unas primeras semanas muy intensas, pero hemos descubierto la sonrisa más bonita del mundo. Lo sé, pero qué otra cosa esperábais que dijera siendo el padre.

  • Sigo avanzando con mis lecturas sobre Rusia. Decidí leer sobre el país recorriendo la historia desde la actualidad hacia el pasado, seleccionando libros diferentes entre sí:
    • El fin del «Homo sovieticus». Con la ayuda de una grabadora y una pluma, Svetlana Aleksiévich recoge cientos de microhistorias de la tragedia que fue la URSS.
    • Terror y utopía: Moscú en 1937. 1000 páginas perturbadoras que transcurren entre el sueño (desarrollo urbanístico, efervescencia cultural) y la pesadilla (muerte de 1 millón y medio de personas, denuncias, juicios falsos).
    • Un caballero en Moscú, de Amor Towles. Esta vez ficción, algo un poco más amable. En 1922, los bolcheviques condenan al conde Aleksandr Rostov a pasar el resto de su vida en el hotel Metropol.
    • El maestro Juan Martínez que estaba allí. Extraordinario Chaves Nogales recogiendo todas las pericias del bailarín flamenco Juan Martínez y su compañera, Sole, que fueron sorprendidos en Rusia en 1917: estalla la revolución, guerra civil, terror rojo, y hambruna.

    Quizás cierro el ciclo con Los Románov: 1613-1918, de Simon Sebag Montefiore.

  • He terminado de jugar The Legend of Zelda: Link’s Awakening. Nintendo ha realizado un fantástico remake para Switch 25 años después del lanzamiento original para Game Boy. Es el segundo Zelda que juego después del magnífico The Legend of Zelda: Breath of the Wild y me ha sorprendido encontrar muchos elementos visuales y de diseño que existen desde los comienzos de la saga. Un detalle muy interesante es que el mapa es un puzzle en sí, donde se van abriendo las distintas secciones según progresas en el juego.

  • Estuve en casa de mi amigo David probando el Gran Turismo 7. Es impresionante el setup que tiene montado con la PlayStation 5, volante y cockpit. La realidad y la simulación se empizan a desdibujar.

  • Los principales navegadores tienen soporte nativo para hacer lazy loading de imágenes:

    <img alt="image-text" src="/path/to/image.jpg" loading="lazy">
    

    Así que en algún momento tendré que actualizar el rendering en Jekyll:

    ![image-text](/path/to/image.jpg){:loading="lazy"}
    
  • Juan Tallón: «Escribo para no hacer cosas aún peores».