Arturo Herrero

Weeknotes

18

Open.

  • Estoy prácticamente acabando la lectura de Open, las memorias de Andre Agassi. Dejo aquí algunos extractos del mismo.

    Odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y sin embargo sigo jugando porque no tengo alternativa. Y ese abismo, esa contradicción entre lo que quiero hacer y lo que de hecho hago, es la esencia de mi vida.

    Mi padre dice que, cuando boxeaba, siempre intentaba recibir el mejor golpe de su adversario. Un día, en la pista de tenis, me dice: cuando sabes que acabas de recibir el mejor puñetazo de tu contrincante y sigues en pie, y el otro tipo lo sabe, acabas arrancándole el corazón. En tenis, dice, la regla es la misma. Ataca la fortaleza del rival. Si se le da bien el saque, anula su saque. Si su fuerte es la potencia, sé más potente que él. Si tiene un gran drive, si se vanagloria de su drive, ve a por su drive hasta que llegue a odiarlo.

    En el tenis te plantas frente a tu enemigo, intercambias golpes con él, pero nunca lo tocas ni hablas con él, ni haces nada con él. Las reglas prohíben incluso que el tenista hable con su entrenador cuando se encuentra en la pista. A veces se compara la soledad del tenista con la del corredor de fondo, pero yo no puedo evitar reírme. Al menos ese corredor puede oler y sentir a sus contrincantes. Se encuentran a escasos centímetros de distancia. En el tenis, estás en una isla. De todos los deportes que practican hombres y mujeres, el tenis es el más parecido a una reclusión en régimen de aislamiento que, inevitablemente, propicia la conversación con uno mismo.

    Ahora que he ganado un Grand Slam, sé algo que se permite saber a pocas personas en este mundo: las victorias no nos hacen sentir tan bien como mal nos hacen sentir las derrotas, y las buenas sensaciones no duran tanto como las malas.

    Todo me parece, a la vez, surrealista y absolutamente normal. Me asombra descubrir lo deprisa que lo irreal se convierte en norma.

    Lo he conseguido. Soy el mejor jugador de tenis del mundo, y sin embargo me siento vacío. Si ser el número uno me hace sentir así, ¿qué sentido tiene serlo?

    El tenis es un deporte brutal donde la presión psicológica comienza en uno mismo, y a menudo se crean expectativas que no se pueden cumplir. Recuerdo casos como los de Paula Badosa o Mardy Fish en los que el miedo y la ansiedad paralizan, ya no solo las carreras deportivas, sino las vidas de los jugadores.

  • He aprovechado también para ver El método Williams. Película interesante, pero sin más. No entiendo el Oscar a mejor actor de Will Smith. Puestos a ver tenis, recomiendo el documental Nadal-Federer y el partido del siglo.

  • Después de llevar varias semanas con las notas semanales me he dado cuenta de un par de influencias negativas en mi escritura:

    1. Twitter. No sé escribir párrafos largos. Siempre hay una economía en mi escritura que es muy complicada de corregir.
    2. Trabajar en inglés. Muchas entradas tienen anglicismos de los que es prácticamente imposible escapar.

    Escribo con varias semanas de retraso, cual «salón de pasos perdidos».

17

Naderías.

  • Ha fallecido Jesús Quintero, así que he aprovechado la semana para ver algunas de las entrevistas que realizaba en sus programas. Su forma de entrevistar es muy particular, creando un personaje que bascula entre el humor, la solemnidad y los silencios.

    De entre todas las entrevistas, destacaría el programa «Trece Noches» que realizó junto con Antonio Gala donde abordaban un tema diferente en cada uno de los programas: el amor, la religión, la muerte, el sentido de la vida, etc. Buscando online, sólo están disponibles la mitad de los programas, pero hay un libro homónimo que recoge gran parte de las conversaciones.

    Curiosamente, Jesús Quintero no concedió muchas entrevistas a lo largo de su vida.

    Cada vez que uno es entrevistado, vende su alma.
    —Oriana Fallaci.

  • Esta semana me he acercado al centro de Londres en un par de ocasiones. Londres es una de las ciudades más multiculturales y cosmopolitas del mundo. Parece que todo lo que ocurre en el mundo está ocurriendo aquí, y eso se nota en el ambiente y en la gente. La ciudad te manda un mensaje: podrías hacer más; deberías esforzarte más.

    Great cities attract ambitious people. You can sense it when you walk around one. In a hundred subtle ways, the city sends you a message: you could do more; you should try harder.
    Cities and Ambition, Paul Graham.

  • Si hacer fotografías logra que se entrene la mirada para buscar buenos momentos que capturar, escribir notas semanales logra que se reflexione sobre que es relevante durante la semana y merece ser escrito para la posteridad.

    Estas notas son una dicotomía entre lo irrelevante y lo especial. La vida es algo ordinario por naturaleza, ya que lo extraordinario sólo puede ser así si ocurre fuera del orden común. Sin embargo, todas las semanas encuentro varios temas que comentar, quizás algo que he visto o leído, o alguna idea que exploro de manera superficial.

    Hay algo curioso cuando escribes, casi todo lo importante ya lo ha contado otro, y posiblemente mejor. Por eso hay que escribir a menudo, porque cuanto más escribes, más te permites escribir sobre asuntos sin importancia. Yo quiero escribir cosas que me gustaría leer dentro de 10 años, pero si sólo tratara de escribir temas significativos, no escribiría nunca nada. Por otro lado, Michel de Montaigne ya nos demostró que se puede escribir sobre cualquier cosa y ser parte de la eternidad.

    Yo seguiré escribiendo mis notas semanales hasta que me canse de ellas o hasta que ya no me queden más naderías que contar. Porque si lo piensas un poco, no tiene sentido que yo esté escribiendo esto y tú lo estés leyendo.

16

Conticinio.

  • Ese momento de la noche cuando todos duermen, la casa está en silencio y se ven las luces del skyline de fondo.

    Al igual que hay un término japonés –Tsundoku (積ん読)– para referirse al hábito de adquirir libros pero dejando que se amontonen sin leerlos, he buscado qué término describe mejor ese momento de la noche en que todo está en silencio. Hete aquí que tenemos en español la palabra «conticinio».

    «Sobre la noche» y sus distintas partes hay un capítulo en las Etimologías, de San Isidoro de Sevilla:

    1. La palabra «noche» deriva de «nocivo», porque «hace daño» a los ojos. Precisamente tiene la luz de la luna y de las estrellas para que no se encuentre sin claridad alguna y sirva de alivio a cuantos trabajan de noche, y para proporcionar luz suficiente a seres vivos que no pueden soportar la luminosidad del sol. 2. La alternativa sucesión de la noche y del día se produce debido a la también alternativa sucesión de sueño y vigilia, y para que el descanso de la noche mitigue el esfuerzo del trabajo diurno. 3. Se produce la noche porque el sol se encuentra cansado de su larga carrera y porque, al llegar a su último tramo de cielo, comienza a agotarse y emite ya tibios sus rayos; o porque, aunque sigue luciendo bajo la tierra con idéntica intensidad que sobre ella, sin embargo, la sombra misma de la tierra provoca la noche. De ahí que diga Virgilio: «Se precipita la noche en el océano envolviendo con su amplia sombra la tierra y el cielo». 4. Siete son las partes de la noche: atardecer, crepúsculo, conticinio, intempesto, gallicinio, madrugada y alba. 5. El atardecer se llama «vesper», por la estrella del ocaso que sigue al sol poniente y precede al comienzo de las tinieblas. De ella dice Virgilio: «La estrella vespertina, después de cerrar las puertas del Olimpo, pondría término al día antes de…». 6. Las tinieblas se llaman así porque «tienen sombras». 7. Crepúsculo es la luz incierta, ya que «incierto» se dice en latín creperum, esto es, entre la luz y las tinieblas. 8. Conticinio es el tiempo en que todos callan, pues conticescere es «callar». 9. Intempesto es el espacio medio e inactivo de la noche, cuando no puede hacerse nada y todo descansa entregado al sueño. Y es que el tiempo no es concebido por sí mismo, sino al través de los actos humanos. Ahora bien, el período central de la noche carece de actividad. 10. En consecuencia, «intempesto inactivo», viene a equivaler a «sin tiempo», esto es, sin acción, por la cual se determina el tiempo; de donde la expresión «has llegado intempestivamente». Resumiendo: se dice «intempesto» porque carece de tiempo, es decir, de actividad. 11. El gallicinio se llama así a causa de los gallos, heraldos de la luz. 12. Madrugada es el período que media entre la retirada de las tinieblas y la llegada de la aurora. A este tiempo se le denomina «matutino» porque en él comienza a fraguarse la mañana. 13. El alba es como una pequeña luz del día que empieza a brillar. Se la llama también aurora, que precede al sol. 14. La aurora es el comienzo del día que empieza a clarear y el primer resplandor del aire, que en griego se dice eos; nosotros, por derivación, lo llamamos «aurora», como si dijéramos «eorora». De donde aquello de Virgilio: «Y el Euro ufano con los caballos de oriente», y también: «Los ejércitos venidos del Oriente».

  • He salido a pasear con Olivia y se ha quedado dormida. Ha sido un error por mi parte salir sin un libro bajo el brazo—como siempre acostumbro a hacer. Tengo el móvil, sí. Y estoy escribiendo este párrafo desde un parque de Londres. Es una preciosa y soleada mañana de domingo. Su espalda contra mi pecho. Su respiración lenta y profunda. Momentos que merecen la pena recordar.

15

Curiosidad.

  • Hace dos semanas anunciaba grandes noticias y esta semana las noticias son tristes. La vida es así, te da para quitarte.

  • Desde que comenzó el COVID-19 disfruto de un Family & Friends Day al mes. Las empresas cada vez ofrecen más tiempo de descanso remunerado. La tendencia general es clara: cada vez se trabajan menos horas siendo fácil encontrar jornadas de 7 horas, hay mucha más flexibilidad, semanas laborales de 4 días, etc.

  • El nuevo Macbook viene bendecido con 3 meses gratis de Apple Arcade. Creo que está muy bien la propuesta de valor por parte de Apple: una buena selección de juegos por una suscripción relativamente barata.

    La selección de juegos es interesante. Podemos encontrar muchos juegos que se inspiran en otros: OddmarRayman, OceanhornZelda, A Monster’s ExpeditionStephen’s Sausage Roll, GRISJourney, etc.

  • Irene leyó Gone with the Wind y ha sido la excusa perfecta para ver la película. Yo que solo he visto la película, no la considero una obra redonda, así que quizás el libro sea mejor.

    ¿Son los libros mejores que sus adaptaciones en películas? Mi respuesta instintiva es que sí, ya que como lector cada uno imagina la obra de forma personal. Una película es la visión concreta por parte del director. La idea que tú tienes en tu mente puede ser muy diferente de la plasmada en la película. De igual forma, si uno comienza con la película, para leer a continuación el libro, lo que se lee ya tiene una fuerte impronta visual. En cualquier caso, leer y ver la misma obra no deja de ser un ejercicio de curiosidad.

  • Por cierto, he leído Curiosidad: Por qué todo nos interesa, de Philip Ball. Dejé el libro aparcado durante meses pero después de leer El Club de los desayunos filosóficos, me he vuelto a animar. Los dos libros se complementan muy bien.

    Curiosidad tiene un título un poco engañoso, ya que no es un ensayo sobre la curiosidad, sino un libro de historia de la ciencia de los siglos XVI y XVII. La revolución científica durante esta época no fue sólo científica sino también filosófica. La curiosidad pasó de ser una pérdida de tiempo a una necesidad para aprender sobre el mundo que nos rodea. Es el comienzo del método científico y la ciencia moderna. Uno de los temas más interesantes que aborda el libro son las discusiones teológicas sobre el uso del telescopio y el microscopio. ¿Quiere Dios que veamos aquello que no se puede ver a simple vista? ¿Existen otros mundos? ¿Podemos acercarnos a la perfección de la naturaleza y por ende a la de Dios?

    Un fantástico libro sobre la curiosidad, la ciencia y la revolución de las ideas.

14

Pasando a limpio.

  • He actualizado el iPhone a iOS 16. De momento no he tenido ningún problema. Es curioso como una actualización en el diseño –especialmente en la pantalla de bloqueo– logra transmitir la sensación de un aparato nuevo.

  • Me he quedado con Olivia un par de días solo. Un único adulto es capaz de sobrevivir convivir con este bebé.

  • Tengo notas diseminadas en demasiados sitios: Google Docs, Evernote, Goodreads, Twitter, mi web, etc. Esta semana he movido mis notas de Evernote a Google Docs. Un servicio menos que mantener.

    Poco a poco voy a ir pasando mis notas a limpio y consolidar la web como mi único single source of truth. Descarto utilizar cualquier sistema de personal knowledge management como Obsidian porque creo que el valor reside en reflexionar y escribir, no en conectar automáticamente el conocimiento con un software.

    «Pasar a limpio» es una expresión muy usual pero nada fácil de definir (de hecho, no la encuentro ni en el diccionario de la Real Academia ni en el de Julio Casares). La prueba está en lo difícil que resulta traducirla a otros idiomas. Cuando he consultado a mi amigo (gran escritor y especializado en traducir al y del inglés) Eduardo Mendoza, me ha respondido: «Muy difícil. Yo no le encuentro una traducción directa. Se me ocurre dar la idea de otro modo: “To give concrete shape to common feelings”, “To materialize”, “To bring to life”, etcétera». Sin embargo, parece que todos sabemos qué significa «pasar a limpio». No es reescribir ni redibujar; es hacer comprensible a los demás la idea que hemos esquematizado en cuatro frases o en un croquis sobre una servilleta de papel. Es «pasar a limpio» lo que para nosotros, y no digamos para los demás, resulta confuso, indeterminado, está «en sucio». Es hacer comprensible a otras personas una intuición personal. Al cumplir setenta y siete años creí llegado el momento de pasar a limpio algunos pensamientos que han marcado mi vida. A lo largo de la misma, a diferencia de otros creadores, han cambiado muy poco mis ideas y nada mis adoraciones.
    Pasando a limpio, Oscar Tusquets.

  • El precio de la luz se sigue disparando. El año pasado pagamos 18.90 p/kWh, desde junio 29.63 p/kWh y ahora 53.64 p/kWh. Ante este panorama, el gobierno de Reino Unido ofrece un descuento total de £400 a cada domicilio para hacer frente a las facturas desde octubre hasta marzo. Ya veremos en qué queda todo.

    Quizás es un buen momento para leer Energía y civilización. Una historia, de Vaclav Smil.

  • Veo en FilmAffinity que Cortar por la línea de puntos está valorada como la sexta mejor serie de animación de la historia. Meh.

13

Grandes noticias.

  • Grandes noticias: ¡la familia sigue creciendo! Esperemos que todo vaya bien y tengamos al primer primito.

  • Ha fallecido la reina Elisabeth II y aprovecho para recomendar The Crown. Además de un producto con una factura técnica exquisita, la serie ha contribuido mucho más en mi conocimiento sobre el Reino Unido que la preparación de Life in the UK test para obtener la nacionalidad británica.

  • Siempre ha sido un suplicio dormir a Olivia porque no le gusta perderse nada, pero Irene ha investigado métodos para dormir bebés y ahora es algo mucho más relajado. Sigue peleando todo lo que puede, eso sí.

  • Algunas citas con las que me he cruzado durante la semana:

    La paz no se encuentra en ningún sitio salvo dentro de uno mismo. Uno puede estar en paz en plena guerra, ese es el gran secreto. La gente que cree que hay un sitio que te da paz está equivocada, la paz nace del corazón.
    —Mario Conde.

    Whatever the circumstances are, I accept them and I’m going to find opportunities within this current environment and set of circumstances rather than just try to survive in it.
    —Tom Shueman.

    No escribimos historias, sino vidas; y no es necesariamente en las acciones más ruidosas donde se manifiestan la virtud o el vicio, sino que muchas veces un hecho insignificante, una palabra o una broma revelan el carácter de una persona mejor que batallas en las que perecen miles de hombres.
    Vidas paralelas, Plutarco.

12

Volver.

  • Hace unas semanas estuve jugando con DALL•E y no quedé excesivamente sorprendido con los resultados. Sin embargo, después de ver algunos ejemplos de Stable Diffusion y Midjourney, y también investigar la tecnología detrás de estos programas de inteligencia artificial, creo que van a suponer una auténtica revolución.

    Antes la creatividad iba unida a la capacidad de ejecución de una obra. Ahora, basta dar la descripción adecuada para lograrlo. Si lo puedes imaginar, lo puedes hacer. Los nuevos artistas serán aquellos que sean capaces de describir mejor lo que desean. Además de la revolución que va a suponer en muchísimas disciplinas: arte pictórico, diseño, cinematografía, música, ficción, etc.

  • Coincidiendo que ahora vive en Barcelona, he quedado con Diego, un ex-compañero de trabajo. Creo que han pasado 7 años desde la última vez que nos vimos, pero lo maravilloso es que con algunas personas la confianza para hablar de cualquier tema se sigue manteniendo intacta. Brindaremos por ello la próxima vez.

  • Empezamos a ver Better Call Saul. Tiene muy buena pinta. Breaking Bad vibes.

    Así es como me gusta ver series a mí, cuando ya han finalizado y puedo disfrutar del producto de principio a fin. Cada noche un capítulo, sin prisa pero sin pausa.

  • Vuelta a Londres. Pasamos del bañador al abrigo. ¿Cuánto tiempo más nos quedaremos en la pérfida Albión?

11

Sonrisas y lágrimas.

  • Cuatro meses con sonrisas y lágrimas.

  • Una de las razones por las que escribo notas cada semana es para mejorar mi escritura. El proceso suele consistir en los siguientes pasos:
    1. Voy tomando notas en un documento en Google Docs durante la semana con algunas ideas para desarollar.
    2. Levanto el blog corriendo Jekyll con --livereload, y termino de editar con MacVim. Me gusta ir previsualizando los cambios según voy escribiendo.
    3. Añado los cambios a staging para poderlos revisar después: git add -A.
    4. Irene revisa la entrada en Visual Studio Code haciendo las correciones oportunas.
    5. Por último, reviso los cambios, discuto con Irene algunos detalles y publico.

    Todo el contenido es código abierto: arturoherrero/arturoherrero.com.

  • Han pasado tres años para que finalmente conozca a alguien de mi equipo en persona. Tres años en los que GitLab Contribute –la reunión anual de la empresa– ha sido cancelada.

    Me gusta mucho trabajar en remoto, pero crear relaciones personales requiere un esfuerzo considerable. En una oficina, al finalizar la primera semana ya se han compartido varias horas de socialización con los compañeros –aunque simplemente sea durante las comidas–, mientras que en remoto esos encuentros hay que forzarlos y se tardan meses en alcanzar el mismo tiempo compartido.

  • Brutales las Prosas apátridas, de Julio Ramón Ribeyro.

    La única manera de continuar en vida es manteniendo templada la cuerda de nuestro espíritu, tenso el arco, apuntando hacia el futuro.

  • Septiembre es el mes de la vuelta al cole, de sacar las pantuflas y regresar a la rutina. Es un mes de comienzos, o al menos eso siempre me ha parecido a mí. Sin embargo, esa sensación cada año se difumina más. Antes agosto era el mes de las vacaciones por antonomasia. El mundo parecía pararse. Ahora todo es más escalonado. Incluso se puede trabajar en remoto desde la playa. El tiempo se difumina en una sensación de continuidad.

  • Leo en Suma Positiva #131 la siguiente reflexión del libro Chop Wood Carry Water, de Joshua Medcalf:

    Todo el mundo quiere ser grande, hasta que toca hacer lo que la grandeza requiere. Todo el mundo piensa que la grandeza es sexy, pero no lo es. Es trabajo sucio y duro. Es cortar leña y llevar agua. Durante muchos años.

    Cortar leña y llevar agua es una buena metáfora para lo que es trabajar. Creo que lo verdaderamente interesante del trabajo es una mínima parte, el resto es repetitivo o accesorio. Jiro Dreams of Sushi.

10

«Antilibrary» extendida.

  • Llevamos una semana en Barcelona. Aquí también tenemos piscina, pero el agua está un poco más fría que la de Santa Pola. ¡Nos gusta igualmente!

  • Se ha convertido en una tradición el comenzar las visitas a Barcelona yendo a la biblioteca durante los primeros días. En la entrada hominem unius libri timeo explico que para leer 50 libros al año manejo una bibliografía de al menos 150 libros. Mi «antilibrary» extendida se compone de 3 bibliotecas (Londres, Madrid y Barcelona), mi Kindle y todos los libros descargados (quizás miles), además de muchos libros que tengo fichados en las biblioteca públicas (principalmente Londres y Barcelona).

  • Estoy disfrutando mucho la lectura de El Club de los desayunos filosóficos, de Laura J Snyder. Es un libro de historia de la ciencia del siglo XIX, aunque se centra en William Whewell, Charles Babbage, John Herschel y Richard Jones. Estos fueron los últimos filósofos naturales, que no sólo estuvieron a la vanguardia de la modernización de la ciencia, sino que engendraron una nueva especie: el científico.

  • Después de jugar con DALL•E durante un rato, he conseguido un resultado decente en el intento 12: “400 years old map of the moon”. Idear y elegir.

  • Estoy pensando en abrir un fondo de inversión para Olivia y hacer aportaciones periódicas hasta los 18 años. Algo sencillo, un índice al MSCI World aportando unos 100€ al mes, por ejemplo. Me interesa mucho más fomentar su educación financiera que reunir un gran capital, aunque quiero que la cantidad sea relevante. También prefiero que la titularidad sea de los padres aunque exista un peaje fiscal; ¿dónde va alguien de 18 años con 40.000€?

    Todavía tengo tiempo para pensar cómo organizar algunos aspectos, pero se me ocurren muchas ideas interesantes. Por ejemplo, por cada aportación extra que ella quiera hacer al fondo, yo añado un 50% sobre la cantidad aportada. También se me ocurre que cuando alcance la mayoría de edad, al margen de tener una asignación o paga semanal, el fondo podría funcionar como un Venture Capital donde para recuperar grandes cantidades de dinero hay que hacer un pitch o “vender” un proyecto. Por otro lado, ¿qué sentido tiene invertir para tu hija si el dinero no va a ser directamente suyo? Sigo dándole vueltas al asunto.

  • Otro podcast con el que me pongo al día, Hacía Falta. Me quedo con unos cuantos episodios #1, #2, #3, #4 sobre emuladores en Mac. Otra tarea pendiente.

9

Momentos de una vida.

  • Es curioso, sólo necesito un par de días de vacaciones –quizás unas pocas horas– para que cualquier época anterior parezca una vida muy lejana. Esa sensación va unida también a la fascinación que me sigue produciendo el hecho de subirte en un avión durante dos horas y media, y aparecer en un mundo nuevo.

  • Estos días en los que toda la familia está haciendo y compartiendo fotos, me he dado cuenta de que yo ultimamente no he hecho muchas. Además, he bajado a la playa o piscina prácticamente con lo puesto y sin el móvil.

    Hace años hice un proyecto 365 con Irene y cada día hacíamos un foto. Aunque no llegamos a completar un año, el proyecto me ayudó a aprender muchísimas cosas sobre fotografía. Es un proyecto difícil porque intentar sacar una buena foto cada día es complicado. Además, se trata de hacer distintos tipos de fotos, entrenar el ojo para buscar oportunidades, revelar las fotos, etc.

    Por otro lado, es facilísimo disparar decenas de fotos durante un sólo día, pero cada foto tiene una utilidad marginal decreciente. Prefiero volver de un viaje con 30 fotos bien seleccionadas que con 300.

    Quizás un término medio es lo ideal: tratar de sacar una buena foto casi a diario –pero no más de 5 al día– y no enredarse mucho con el revelado. Parecen unas restricciones razonables para ir capturando momentos de una vida, pero sin terminar con decenas de miles de fotos.